Este blog es un cuaderno de notas de miradas a lo posible y reflexiones hechas a vuelapluma sobre lo que se está haciendo y lo que queda por hacer en las bibliotecas escolares para que dejen de ser un sueño o una utopía… Si has llegado hasta aquí y quieres opinar, eres un bibliolibre.

Bienvenido y espero que te quedes, necesitamos gente con ganas.

jueves, 21 de agosto de 2014

Recuerdos de infancia


Durante el mes y pico que he estado perdida por esos mundos recorriendo con mi hija pequeña los lugares de mi infancia para que no se olvide de su historia más cercana, fui a dar en esta taberna, preciosa y alegre, que se encuentra en el centro de Málaga, en la calle Granada..entré por el nombre, porque El Piyayo traía recuerdos de mi niñez, en forma de un largo poema, que me sabía de memoria, a cortas estrofas, por las veces en que mi padre, que era un gran recitados, me las iba desgranando, verso a verso, cuando me costaba tanto trabajo comer.
En el reverso de la carta, menuda sorpresa, encontré el poema entero..me embargó tanto la emoción, me puse tan contenta y le hice tantos aspavientos, que el pobre camarero se vio obligado a regalármelo...

EL PIYAYO
¿Tú conoces al "Piyayo",
un viejecillo renegro, reseco y chicuelo;
la mirada de gallo
pendenciero
y hocico de raposo
tiñoso…
que pide limosna por "tangos"
y maldice cantando "fandangos"
gangosos?
¡A chufla lo toma la gente
y a mi me da pena
y me causa un respeto imponente!
Ata a su cuerpo una guitarra,
Que chilla como una corneja
Y zumba como una chicharra
Y tiene arrumacos de vieja
Pelleja.
Yo le he visto cantando,
Babeando
De rabia y de vino,
Bailando
Con saltos felinos
Tocando a zarpazos,.
Los acordes de un viejo"tangazo"
Y, a sus contorsiones de ardilla,
Hace son con la sucia calderilla.
¡ a chufla lo toma la gente
y a mi me da pena
y me causa un respeto imponente!
Es su extraño arte
su cepo y su cruz,
su vida y su luz,
su tabaco y su aguardientillo…
y su pan y el de sus nietecillos:
"churumbeles" con greñas de alambre
y panzas de sapos.
Que aullan de hambre
Tiritando bajo los harapos;
Sin madre que lave su roña;
Sin padre que "afane"
Porque pena una muerte en santoña;
Sin mas sombra que la del abuelo…
¡poca sombra, porque es tan chicuelo;
en el altozano
tiene un cuchitril
¡a las vigas alcanza la mano;
y por lumbre y por luz, un candil.
Vacia sus alforjas
Que son sus bolsillos,
Bostezando los siete chiquillos,
Se agrupan riendo.
Y entre carantoñas les va repartiendo
Pan y pescao frito,
Con la parsimonia de un antiguo rito:
¡chavales!
¡pan de flor de harina!
Mascarlo despasio.
Mejo pan no se come en palasio.
Y este pescaito, ¡no es na?
¡sacao uno a uno del fondo del má!
¡gloria pura él!
Las espinas se comen tamié,
Que to es alimento…
Asi….despasito.
¡no llores, Manuela!
Tu no pués, porque no tiés muelas.
¡es tan chiquitita
mi niña bonita!..
así, despasito.
Muy remascaito,
Migaja a migaja, que dure,
Le van dando fin
A los cinco reales que costo el festín.
Luego entre guiñapos durmiendo,
Por matar el frío, muy apiñaditos.
La Virgen María contempla al "Piyayo"
Riendo
Y hay un Angel rubio que besa la frente
De cada gitano chiquito.

¡A chufla lo toma la gente!…
y a mi me da pena
y me causa un respeto imponente!

Ahora he podido buscar al autor y espero que mis niños lo conozcan y lo disfruten como lo hice yo en mi infancia


Luna, José Carlos de (1890-1964).
Escritor español nacido en Málaga y fallecido en Madrid. Es autor de una prolífica obra poética muy influida por la tradición popular, especialmente la de sabor andalucista, y por algunas obras de Lorca y Villalón. Entre sus libros poéticos destacan El Cristo de los gitanos (1932) y El café de Chinitas (1939). Escribió además ensayos sobre temas andaluces, como la Historia de Gibraltar (1944) y Los gitanos de la Bética (1951). Cultivó también la comedia de tipo neopopularista y de tema fundamentalmente andaluz.
La web de las biografias






martes, 8 de julio de 2014

De mi madre aprendí

Añadir leyenda
 Ayer cumplí años...muchos...y desde Alemania me llegó este texto de mi hija mediana...un hermoso texto que, además de emocionarme, me pareció una bellísima obra literaria...juzguen ustedes...después de leer...
De mi madre aprendí…

Que aquello que se busca generalmente está donde debería estar, pero la prisa lo esconde.
Por eso sólo hay que pararse. Pensar. Y volver a mirar donde ya se había mirado.
Probablemente aparezca. Y más si ella está contigo.

Que una sonrisa es la mejor carta de presentación. Y además, es contagiosa.



 A educar la paciencia y entender que cada cosa necesita su tiempo.
Para que una flor nazca, hay que regarla todo el año y tratarla con cariño.
Y es difícil orientarse en medio de una tormenta: mejor esperar a que escampe antes de tomar una decisión.

A pegarme una “jartá” de reir o comer una “mijita” de tarta.
A hacer bizcocho de limón y bufandas de punto.
 Que la ilusión es capaz de derribar paredes y la dulzura es una llave capaz de abrir casi cualquier puerta.
La constancia y la dedicación son medicinas de tratamiento lento, pero si estas ahí y te gusta lo que haces, es probable que te conviertas en una pieza indispensable.

A juzgar a la gente por dentro. Todo el mundo es susceptible de ser guapo, o en su defecto “bonico”.
Que los libros son la manera más maravillosa de viajar a lugares lejanos y conocer a gente extraordinaria, y escribir puede ser la única manera de poner en orden lo que te pasa por dentro.

Que la cocina tiene un solo secreto: la paciencia.
Si la pierdes, se te corta la mayonesa.

Que los niños son los mejores maestros, porque muchas veces ellos ven lo que nosotros no somos capaces.
La única manera de aprender es equivocándose, cayéndose y volviéndose a levantar; y la mejor manera de enseñar es permitiendo las equivocaciones.

Pero sobre todo, a entender que hay infinidad de maneras de querer, y solo tienes que encontrar la tuya.
Y querer sin condiciones.


Muchas Felicidades Mamá.
Y gracias.

Gracias a tí, mi niña

viernes, 4 de julio de 2014

Leer en verano. Recomendaciones de lecturas para gente adulta.

Son bastantes los padres, madres, profesores y amigos que me piden recomendaciones de lecturas para el verano; algunos me dicen que recomiende bastantes libros para los más mayores porque el verano es la única época en que tienen tiempo y estado de ánimo para llevarse un libro a la playa, a la montaña o a un parque urbano y tumbarse a la bartola a leer, pensar y hacer vida contemplativa... a dejar la rutina y soñar otras vidas.

Me ponéis en un aprieto,  y muchos lo sabéis, porque no es lo mismo hablar de libros con alguien en concreto, que con un grupo difuso y amplio, cada sujeto tiene unos gustos y unas vivencias distintas, por tanto, las recomendaciones de lectura son algo difícil de precisar.

A mí me gusta leer, no es un secreto; soy una lectora de afición y de profesión, pero mis gustos literarios no van a misa...así que, con la humildad de una bibliotecaria que lee, se me ha ocurrido mostraros lo último que llevo leído y lo último que me he comprado para leer... 

 Esta es la última novela que hemos leído en el club de lectura.
Para quien haya leído "El abuelo que saltó por la ventana y se largó", se tratará de una variación sobre el mismo tema.
A casi todos los del grupo de lectura les gustó. A los que hemos leído las dos, lo que pierde en sorpresa sobre sus peculiaridades como autor, lo gana en maestría; para mí, ha ganado en estilo y su humor, surrealista e irreverente, me sigue cautivando.
Sarcasmo, ironía, definiciones imposibles sobre conceptos de lo más serio, personajes curiosos, situaciones satíricas... una buena manera de encarar el verano riéndose de uno mismo para poder reírse sanamente con los demás.
 La última de uno de mis autores preferidos.
En la biblioteca municipal donde trabajo podríamos hacer un club de fans de Lorenzo Silva...yo creo que nos hemos leído casi todo lo que ha publicado...de el brigada Bevilacqua y Chamorro, seguro. 
Esta novela la hemos comprado en la última feria del libro de Madrid y la estábamos esperando con ilusión...no nos ha defraudado, incluso uno de mis compañeros me ha comentado que supera a las demás y que, para él, Lorenzo Silva se está convirtiendo en uno de los mejores escritores españoles de su generación.
Esta vez, el equipo de guardias civiles va a investigar una muerte extraña de una alcaldesa en una localidad levantina...
 A Mario Vargas Llosa no le dieron el Premio Nobel de Literatura en el año 2010 por casualidad; ya se lo merecía...tenía toda una historia llena de buenas novelas.
Esta es la última que escribió antes de que le dieran el premio.
Las 454 páginas de esta novela cuentan la historia de Roger Casement, un irlandés considerado por algunos un héroe y por otro un villano.
Su aventura empieza en el Congo en 1903 y termina con su muerte, en una cárcel de Londres, una mañana de 1916; en medio, una denuncia de los horrores del colonialismo, viajes al Congo Belga y a la Amazonía sudamericana de la que quedaron dos informes memorables y que cambiaría a nuestro protagonista para siempre.
 John Banville y su alter ego Benjamin Black están ganándose un puesto a pulso en nuestro panorama literario, debido a sus múltiples premios.
En la biblioteca donde trabajo, es mucho más conocida su novela negra, es más, muchos de nuestros lectores aún no conocen la obra de Banville, sólo la de Black...después de serle concedido el premio Príncipe de Asturias es cuando nuestros lectores están pidiendo conocer a Banville.
Esta novela, El mar, la he tomado en préstamo de la biblioteca del IES Las Encinas.
Me ha impresionado, aunque he de decir que es una historia desoladora, está escrita con una prosa impresionante y me he encontrado con un estilo exquisito, como hace mucho tiempo que no encontraba.
También he de decir que me ha dejado hecha polvo; por eso, sólo la recomiendo a lectores que no tengan una muerte reciente de alguien querido porque es triste, triste, pero hermosa hermosa

LOS QUE AÚN NO HE LEÍDO PERO ME HAN RECOMENDADO EFUSIVAMENTE.

 Una amiga que lleva tiempo viviendo en África (Senegal, Mali y Chad) nos envió un vídeo en el que esta autora nigeriana hablaba sobre la negritud y la cultura.
En el club de lectura ya habíamos leído a Chinua Achebe, que nos hizo elucubrar hasta las tantonas.
Lo he empezado, me ha enganchado y no puedo parar de leerla...interesante, entretenido, con una riqueza de vocabulario que echa para atrás y una belleza de un lenguaje lleno de imágenes, me está haciendo entrar en el verano llena de energía e imaginación...no sé cómo acabará, pero lo que llevo leído ya merece la pena.
¡Gracias Marta por recomendárnoslo y gracias, Fernando, por dejármelo! 
Tenemos a Francia tan cerca...pero qué poquita literatura francesa actual conocemos.
Este libro ha sido uno de los más vendidos en la feria del libro última; es también el último de los premios Goncourt, unos de los premios literarios franceses con más prestigio.
Aún no he empezado a leerlo, lo reservo para cuando termine con Americanah...pero tiene una pinta estupenda...ya lo comentaremos.







¡Buen comienzo de verano lleno de maravillosas lecturas!
Como siempre, os recuerdo, que si un libro no os gusta...hay muchos y buenos esperando un lector.
También os agradecería que recomendarais vosotros lo que vayáis leyendo.

miércoles, 25 de junio de 2014

Cuando los reyes magos llegan en verano

Uno de mis sueños recurrentes como bibliotecaria escolar con "poquísimos recursos económicos" ha sido durante estos últimos años de crisis y recortes el mismo que tienen los niños pequeños, sólo que estos sueñan con golosinas, y yo con libros y películas: el que te digan un día:..."puedes elegir todo lo que quieras"

¡¡¡Pues se ha cumplido!!! Por eso digo que las bibliotecas escolares son tan mágicas que pueden cambiar el tiempo de celebración de la parte de la Navidad en que se hacen realidad los sueños y se pueden abrir los regalos.

Una reina maga me dio la oportunidad de que nos llevemos a la biblioteca los libros y películas de una extensión bibliotecaria que va a cambiar de aspecto y forma...¡bendita sea!



 La tarde del miércoles pasado, allí nos fuimos una compañera y yo, provistas de cajas de cartón, para hacer tres montones equitativos para las tres bibliotecas escolares en las que trabajo.
Hermosísimos libros, de los que nosotros no podemos comprar porque este curso el dinero ha escaseado; provistas de ilusión y de paciencia, fuimos clasificando por colegios y niveles...en cada caja el nombre del centro y el color de las pegatinas...separados los libros informativos de los de ficción...y procurando que el corazón no se nos saliera del cuerpo. 



Ya han llegado las cajas a las diferentes bibliotecas y hemos empezado a hacer el trabajo, que en este caso se reduce a la mitad, pues los libros vienen con el tejuelo y la pegatina de color en el lomo.
Para el comienzo del próximo curso, ya se encuentran, desde el primer día en que se abra la biblioteca, las novedades expuestas, que falta nos hacían, pues son los libros nuevos los primeros que sirven de reclamo, que de eso los que llevamos años trabajando en inocular el virus de la curiosidad, ya vamos sabiendo un poco.

... Y que sigan viniendo los Reyes Magos a destiempo, que nosotros le damos la bienvenida...¡Feliz Navidad estival! ¡Y un verano lleno de risas y de alegría!

lunes, 23 de junio de 2014

El club de lectura del cuarto domingo del mes

Por fin pudimos buscar una fecha, una hora y un lugar para reunirnos 
(casi todos) y poder charlar sobre el libro que hemos leído este mes.


 El lugar era agradable, una terracita que ya hemos frecuentado en varias ocasiones cerca de la plaza de Olavide, donde se puede charlar sin molestar y sin ser molestados.
El ambiente, caluroso, climáticamente hablando hacía un bochorno que creíamos que podría acabar en chaparrón, aunque no fue el caso; emocionalmente, más cálido todavía, pues en el último encuentro habíamos faltado mucho y, en cambio, esta vez, además de los habituales, se incorporaba nuestra Ana, que estaba recién llegada de Bolivia.
Ausentes pero presentes en nuestros corazones los fundadores chadianos, el masteriano o masteriense, agobiado porque tiene que presentar un trabajo próximamente (pero que se ha leído el libro, lo jura) y nuestra Silvia, que no apareció pero por motivos justificados.


 El libro nos lo habíamos leído todos, incluso el que casi nunca los termina porque no le enganchan; esta vez ha puesto la directa y casi se lo lee entero en una noche. La mayoría habíamos leído también el primero del mismo autor, Jonas Jonasson, uno de los más vendidos en la última feria del libro de Madrid.

Fue Fernando el encargado de hacer la presentación del autor y el libro, con la dignidad y la maestría que lo caracterizan.
Muchos comentarios, la mayoría con sonrisas incorporadas; muchas comparaciones en tema y estilo con la primera obra del autor. 

Diferentes maneras de leer en diferentes soportes aunque, esta vez, como ninguno dominamos el sueco, la mayoría lo hemos leído en español, con lo que no se ha hecho ninguna alusión a la traducción.

Sí se comentó que la portada del libro, con la fotografía, mediatiza la idea de poder crear los rasgos de la protagonista para que cada uno la pueda imaginar como quiera.




Y, al final, cada uno regresó a su casa en el mismo transporte que había utilizado para llegar.

La tarea para el próximo mes, literatura francesa, tan cercana y, sin embargo, tan desconocida. Vamos por el premio Goncourt del 2013: una primera novela de un profesor francés editada por Nórdica.

Espero que os guste como me ha gustado a mí, ya que no estaré en los calores del próximo encuentro... ¡¡¡Buen verano!!!

lunes, 16 de junio de 2014

El curso se acaba y llegan ya las tan esperadas vacaciones que nos van haciendo falta.
Las graduaciones se suceden, el horario se ha reducido y el calor nos acalora a veces más de la cuenta.
Desde principios de mes, en las bibliotecas escolares intentamos mantener la calma, porque de un buen final de curso, depende el buen comienzo del que empezará en septiembre.

 Las recomendaciones de lectura para el verano ya han sido llevadas a las tres bibliotecas escolares. Están preparadas por tramos de edad, desde los tres años hasta los dieciocho. 
Las podemos encontrar en papel en la zona de infantil de la biblioteca municipal, en donde se encuentran todos los libros recomendados para quien les quiera echar un vistazo antes de comprar alguno o llevárselos en préstamo.
También las podemos mirar en la página de la biblioteca. Algunos profesores las van a poner en el blog de sus clases.
Hemos recuperado la mayor parte de los libros y películas, así como revistas que teníamos prestadas y les recordamos a los "amorosos" con una carta personal que se acuerden de devolver, antes de que el curso acabe lo que tiene de la biblioteca.
Las estanterías ya están ordenadas y las memorias casi entregadas.


 Ahora, con el ordenador delante tenemos que revisar nuestros datos para ver qué podemos mejorar para el año que viene...


En principio no ha sido un curso malo, pero tampoco tenemos que lanzar campanas al vuelo...vamos por buen camino, pero se puede hacer más...
Tenemos aún dos semanas para reflexionar y cambiar opiniones...un curso más que se acaba, espero que sigamos el que viene con las mismas ganas y la misma buena gente o más.
Durante el verano, siempre que sea posible y compatible con unas buenas vacaciones, seguiremos con el tenderete abierto para recomendar lecturas o cualquier otra actividad cultural...¡aquí estaremos!

viernes, 6 de junio de 2014

El último cuento del curso en la biblioteca escolar

Terminar el curso en la biblioteca escolar con unas risas es un lema que nos propusimos para que los chiquitines no olviden lo bien que lo hemos pasado durante el curso en nuestra pequeña pero alegre biblioteca.

El último proyecto de Educación Infantil en el colegio María Moliner trata de las flores y las plantas...durante este trimestre que ahora acaba como el curso, hemos contado cuentos del tema y hemos visto y hablado de semillas, plantas, árboles y flores.

En clase han plantado y sembrado (que no es lo mismo, seño)...han visitado el jardín botánico (las imágenes se pueden ver en el blog tonimiki.blogspot.com.es, que la seño de 4 años ha puesto en una entrada), han visto crecer sus plantitas de clase y han conocido por experiencia propia cantidad de palabras...pero había una clase de planta que nuestra mascota, la Molinera, estaba segura que no habían tratado en clase...y todos llevamos dos con nosotros...



 Nuestro último cuento nos ha dejado un buen sabor de boca...¡cómo se reían cuando oían que a nuestro protagonista no le gustaba mucho lavarse y soñaba con irse a vivir en un desierto porque allí no hay agua...!

¡Qué bien les contaba Chon el cuento! ¡Y Toñi a los de 4 años B! ¡Y María y Ana a los otros grupos de infantil!


Pero la bibliotecaria estaba tan pendiente de las risas de los niños, que sólo se acordó de la cámara con la última sesión.
Devueltos los últimos libros, ahora La Molinera arregla la biblioteca para el curso próximo: repara los libros heridos y hace números e informes para ver qué hemos hecho bien, mal o regular para que el curso que viene sea aún mejor y podamos seguir riéndonos, disfrutando y aprendiendo con ganas y con pasión.
A partir de hoy, como ya no hay clases por la tarde, podemos ir un rato a la biblioteca municipal a seguir leyendo cuentos...