Este blog es un cuaderno de notas de miradas a lo posible y reflexiones hechas a vuelapluma sobre lo que se está haciendo y lo que queda por hacer en las bibliotecas escolares para que dejen de ser un sueño o una utopía… Si has llegado hasta aquí y quieres opinar, eres un bibliolibre.

Bienvenido y espero que te quedes, necesitamos gente con ganas.

lunes, 13 de octubre de 2014

La biblioteca escolar y el arte de la pintura

"...porque para educar a un niño hace falta toda una tribu...": esta frase se la oí a José Antonio Marina en una entrevista televisiva cuando presentó su libro sobre el placer de la lectura y, no sé si fueron estas sus palabras exactas, pero me llegaron al alma y las tengo siempre presentes...

Por eso esta entrada quiere llegar a los familiares o amigos de nuestros usuarios de la bibliotecas escolares en las que trabajo, las tres, a ver si conseguimos uno de los más importantes objetivos de las bibliotecas..."fomentar en los niños/as el placer de la cultura"


 Es casi normal que en cada curso se programe un proyecto o un trabajo sobre algún gran pintor y que los alumnos utilicen nuestros libros de arte, que son bastantes, porque mimamos la estantería que lleva el número 75.

Es normal que les proyectemos las obras más famosas de estos artistas... e incluso también se está convirtiendo en normal, gracias a los dioses, que programemos la visita a algún museo; sobre todo los que vivimos cerca de Madrid y tenemos la suerte de tener tantos tan próximos...


 Eso se procura hacer en la mayoría de los colegios con el trabajo y la preocupación que conlleva sacar a un grupo grande, autobuses, tiempo, disponibilidad de medios de transporte, que se despisten algunos, etc... con lo que una visita se reduce y lleva tantísimo trabajo y responsabilidad que hay que tener madera de héroe para programarla y no siempre se disfruta y se aprovecha tanto como teníamos pensado...


Ahora, haciéndonos eco de las palabras de Marina, nos gustaría que diérais un paso más...y la ocasión la pintan calva con esta exposición totalmente gratuita que se encuentra en la sala de exposiciones Recoletos, en el Paseo de recoletos nº 23.

Que Joaquín Sorolla es uno de los grandes nombres de la pintura española del siglo XX y una de las referencias obligadas, no es un secreto.

Que tenemos la posibilidad de visitar su museo, en el Paseo del General Martínez Campos nº 37, que conserva el ambiente original de la vivienda, el jardín y el taller del pintor cuando fijó su domicilio en nuestra capital, tampoco.

Pero que nuestros niños y nosotros podamos contemplar cuadros que han venido de Estados Unidos, del tiempo que el pintor pasó allí, cuando ya era un pintor premiado y consagrado en nuestro país; cuadros que se irán de nuevo, cruzando el charco, a finales del mes de enero...eso es casi un milagro...
La luz y el color de este privilegiado del pincel, atrapa a cualquiera, cuanto más a un niño, que no pone filtros entre sus ojos y lo que ve...
Sus personajes, que van desde el retrato a las señoras acomodadas norteamericanas, hasta a la miseria de los niños inválidos y tristes que se bañan en la playa como pueden con sus muletas, acompañados de un cura y sin sombra de familia que los proteja...
Los jardines de Andalucía, los bocetos de la salida de Colón desde el Puerto de Palos hasta llegar a la obra final, gigantesca y magnífica...
Contemplar cómo se llega al blanco de las velas utilizando infinidad de colores para  que casi podamos tocar la luz...
Para nuestros niños será una experiencia increíble, pero para nosotros será una verdadera alegría contemplar cómo un pintor extraordinario sabe contactar con el corazón de nuestros niños y enseñarle que no tiene nada que ver contemplar un cuadro original con lo que podemos ver reproducido en los libros...y lo dice una bibliotecaria enamorada de su profesión.
Hay que sacar a los niños a la calle a encontrarse con la cultura en directo...no os arrepentiréis...
"porque para educar a un niño, hace falta toda la tribu"...

jueves, 2 de octubre de 2014

Pequeños investigadores

Hoy la Molinera se viste con una gran sonrisa porque va a recibir a unos antiguos y viejos amigos que vienen a utilizar la biblioteca inaugurando el curso con su primera investigación...


Todos, menos dos que se han incorporado este curso, son asiduos usuarios de la biblioteca escolar desde que entraron al colegio María Moliner con tres años; en este curso cumplen los cinco, y ya se conocen la biblioteca mejor que nosotras.
Vamos a empezar con el proyecto sobre los medios de transporte, así que utilizaremos la estantería, la casita donde viven los libros que llevan el número 6 en el tejuelo (pisos 62 y 65)


 Vamos abriendo los libros seleccionados y, cuando nos encontramos con una sorpresa interesante...


La señorita Toñi la explica para toda la clase...y son tantas las cosas curiosas que vamos encontrando...


 Es increíble la cantidad de materias que hemos encontrado, y esto no ha hecho más que empezar...
Ahora tenemos que decidir si nos llevamos a casa un libro sobre transportes o un cuento...


La carpeta roja sobre la mesa con nuestro carné de biblioteca espera nuestra decisión...es difícil decantarse por una opción, pero tenemos también la biblioteca municipal esperándonos por las tardes...allí tenemos también muchos libros sobre transportes y muchos, muchísimos cuentos...
¡Qué bien trabajan en la biblioteca escolar estos pequeños grandes investigadores de cinco años!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Expedición a la biblioteca escolar con Educación Infantil

Para los niños y niñas de 3 años del CEBIP Santiago Apóstol la primera visita a la biblioteca escolar es una verdadera expedición porque han de salir de su edificio y entrar en otro en el que hay que subir una escalera...


 Para empezar con el grupo que ha traído Eva, una profesora muy valiente y animosa, hemos hecho una excursión por nuestra biblioteca de colores y, como somos los más pequeños del cole, nos ha acompañado y servido de guía Bimba, el más pequeño del pueblo más pequeño...
Nos fijamos en el color azul del lomo porque como somos los más cielos del cole, le hemos pegado una pegatina azul a todos los libros que son para nosotros, son los libros-cielo...


Nosotros también somos de colores, nos miramos la piel y comprobamos que tenemos los brazos de muchos colores...como Bimba y los animales que se va encontrando...no hay dos animales del mismo color...


 Y podemos leer el cuento nosotros sólo porque, aunque todavía no sabemos descifrar las palabras, tenemos unos dibujos enormes para poder contarle el cuento a nuestros padres y hermanos...y eso que sólo hemos estado esta vez en la biblioteca...


Como Bimba, somos fuertes y poderosos y vamos a vivir la aventura de poder llevarnos a casa leones y cocodrilos enormes, todo cabe dentro de un libro.
¡Ah! pero tenemos que aprender a traer y llevar el libro, a abrirlo y mirarlo sin romperlo, cuidándolos mucho porque son de todos y los tienen que leer todos los niños de 3 años, que son muchiiiiisimos.
Por eso empezamos con libros duros y fuertes, de cartoné plastificado y de tamaño pequeño para ir acostumbrándonos poquito a poco.
Empezamos la aventura de leer antes de leer...que el libro sea una ilusión que nos enseña un mundo maravilloso...¡Caben tantas ilusiones dentro de tantísimos libros que tenemos para llevarnos a casa!

martes, 23 de septiembre de 2014

La primera bibliolibre real

Antes de cerrar la biblioteca por las vacaciones de verano, al hacer la memoria del curso que se acababa, repasando las actividades que habíamos realizado y estudiando las estadísticas, se nos ocurrió (A David se le ocurrió) que debíamos hacer algo nuevo, experimental, para no anquilosarnos y seguir creciendo.
Pensamos, a largo plazo, en que si algunos alumnos/as no vienen a la biblioteca ni siquiera con sus profesores, podríamos sacar la biblioteca al patio de recreo...nos pareció una buena idea para ir dándole forma durante las vacaciones...

 Ya la tenemos; y no me la podía imaginar más bonita. Si os fijáis ha utilizado las cajas de verdura que teníamos de la última exposición y las ha vestido de colores para que nadie pueda pasar ante ella sin pararse a mirarla.

 En la cúpula, el nombre del instituto, su logo, nuestro nombre (le ha gustado más bibliolibre que biblioteca libre) y el consejo


En cada uno de los tejados tiene un  texto que queremos transmitir...

Y unas ruedas que nos sirven para llevarla al patio de recreo: si ellos no vienen a la biblioteca, la biblioteca se les acerca.
Hemos buscado un fondo variado, capaz de cubrir los gustos y apetencias de aquellos que odian leer porque no les han enseñado a amar la lectura, y también para lectores empedernidos, de los que quieren llevarse más libros de los que presta la biblioteca...y ya mismo empezamos la aventura... libros libres para crear un pensamiento libre y diverso, un sentido crítico que nos distinga de los animales irracionales en los que a base de recortes en horas y en personas, y en aumento de ratio nos estamos convirtiendo.
Mientras tengamos ilusión, esperanza en el futuro y un David, el superprofe, que es capaz de concebir y poner en práctica lo que esperemos que no se quede en utopía...en nuestras bibliotecas escolares seguimos...¿nos acompañáis?

lunes, 22 de septiembre de 2014

Libros informativos en la biblioteca escolar

Los libros informativos son la base de nuestra biblioteca escolar: son libros llenos de imágenes con un texto que va creciendo de acuerdo a la edad de nuestros escolares, que a los niños y niñas les encantan y que les ayudan a aprender de otra manera.
Nos sentimos orgullosos de cómo hemos ido poco a poco, con bastante esfuerzo y con más ilusión, formando una buena colección de libros y películas, no sólo documentales, que ocupan buena parte de nuestras tres bibliotecas y que son los más traídos y llevados por nuestros niños/as y utilizados, cada vez más, por los profesores para hacer trabajos, tanto transversales como monográficos, que se quedan como fondo de elaboración propia y que llena de orgullo a nuestras bibliotecas al convertirlas en singulares y únicas.


 Ahora estamos llenando las estanterías de novedades de libros informativos nuevos; expurgamos los que han quedado obsoletos; los que están seriamente deteriorados y los que han muerto en la batalla de los viajes a casa a causa de rotuladores y pinturas que se parecen al Cristo de Borja.

 

Para que la biblioteca sea una verdadera biblioteca y no se convierta en un almacén es importante que las cajas con libros para catalogar y los que no sabemos si sirven o no sirven para lo que nos proponemos conseguir, no estén por el medio o arrinconadas por las esquinas.
A veces parezco un loro, repitiendo constantemente las mismas cosas, pero si queremos que la cosa vaya bien, una buena señalización, limpieza y espacio bien organizado, nos resuelven la mitad de la tarea.
Si no tenemos almacén existen cantidad de recursos para que las cosas no estén estorbando: cajas preciosas que sirven para decorar y que se entremezclan entre los estantes; hacer hueco entre las estanterías y las paredes poniendo detrás y sin que se vea lo que tenemos pendiente; un armario con llave que deja las cosas detrás de las puertas...pero cualquier recurso sirve porque como empecemos con el desorden ya no es posible enderezarlo con la falta de personal y tiempo con las que convivimos.
¡Así está mucho más bonita y más apetecible!...¿A que sí?

jueves, 18 de septiembre de 2014

Poner a punto la biblioteca escolar







 La Molinera, nuestra mascota, se pone guapa y contenta para recibir de nuevo a los niños y niñas, que ya tiene ganas de saber cómo han pasado el verano.
Aunque no abrimos las puertas hasta el primero de octubre, en la biblioteca la actividad es frenética.
Los libros estropeados, los que han perdido páginas o se han ido muriendo con tanto viaje, pasan a cajas especiales para mirar si tienen cura o han de ser expurgados y pasar a mejor vida.

 Mejoramos y cambiamos la señalización para que nuestros usuarios vayan siendo cada vez más autónomos en sus búsquedas.
Colores y dibujos van alegrando nuestras estanterías y nuestras paredes.
Desde la puerta del colegio hasta la de la biblioteca va apareciendo una indicación muy especial para que nadie se pierda..
Al mismo tiempo que vamos terminando con las cajas de las novedades para este curso, los profesores nuevos se van acercando a aprender a hacer los préstamos y a familiarizarse con nuestra manera de trabajar.
Los antiguos, que no los viejos, nos hablan de los proyectos en los que vamos a meternos a fondo ya mismo:
"Máquinas e inventores", para todo el curso.
"Medios de transporte para el primer trimestre"
"Casas del mundo" en el segundo trimestre.
"Los medios de comunicación" cerrarán el curso.
De ahí que nuestros libros informativos estén ya preparados para ponerse en marcha y llegar a muchas casas, a las más posibles, para que nuestros locos bajitos se enganchen desde ya al mundo de la cultura en pequeñito
¡Feliz entrada!

jueves, 11 de septiembre de 2014

Bienvenidos a la biblioteca escolar

Olvidar las vacaciones para entrar de lleno en el curso escolar, con tiempo de más verano que en el verano propiamente dicho, no es fácil; pero aquí estamos otro año más con la cabeza llena de proyectos nuevos e ilusiones renovadas.
Como en cursos anteriores, lo primero es visitar las tres bibliotecas y conocer las novedades de profesores y alumnos...
El horario se queda como en el curso pasado: Martes al instituto, Miércoles al Santiago y Jueves al María Moliner. Tres tardes estaremos en la biblioteca municipal, una de ellas en infantil, donde espero veros a todos.




 Esta mesa es la más maravillosa bienvenida que imaginar pudiera: fruto de la creatividad, sensibilidad y amor de alguien que, además de buen profesor y excelente bibliotecario escolar tiene alma de artista.



 Cuando me informó que tenía la idea de hacer una mesa para el rincón de lectura relajada con unas cajas de verduras pintadas, pensé que quedaría original, pero ni en mis mejores sueños podía imaginarla tan preciosa...¡menuda bienvenida a los cuatro grupos de 1º de ESO que van a ser los primeros en visitar la biblioteca! ¡Patidifusa me he quedado, mi profe!

Las cajas con el nuevo material las iremos abriendo poco a poco, al tiempo que entran en nuestros ordenadores los datos de los alumnos y profesores nuevos; al tiempo que volvemos a encontrarnos, espero que con las mismas ilusiones, y al tiempo que intentamos que nueva gente entre a formar parte de la familia que ya formamos con montones de inquietudes por la cultura y el aprendizaje... ¡Vamos a por otro curso! ...Y aquí me tenéis, como siempre, para lo que gustéis mandar